Album: The Bee Gees – Main Course (1975)

Aprovechando que hoy es el cumpleaños 74 de uno de los músicos más influyentes, exitosos e importantes de todos los tiempos, con una carrera que toca siete décadas y que continúa cosechando éxitos hasta el día de hoy, revisaré el disco que a mi parecer es el más importante en la carrera de la banda de los hermanos Gibb.

Mucha gente considera a los Bee Gees como música disco, pero no hay nada más alejado de la realidad, ya que desde 1967 acuñaron éxitos a lo largo de 22 álbumes de estudio, además de los soundtracks exitosos de Saturday Night Fever, Staying Alive y Grease. Barry, Robin y Maurice escribieron además música para artistas de la talla de Andy Gibb, Olivia Newton John, Barbra Streisand, Jimmy Ruffin, Carola, Dionne Warwick, Kenny Rogers, Diana Ross entre otros tantos artistas, además de producir álbumes solistas cada quien.

Y a veces referirnos a ellos como “disco” es un poco injusto, que es precisamente el caso de este álbum, ya que Main Course, a pesar de introducirnos a la etapa más popular del grupo, a los falsettos de Barry y al “Sonido Miami” (gracias a Eric Clapton, que les sugirió ir a esta ciudad luego de grabar 461 Ocean Boulevard), la verdad es que se mantienen la mayoría de los esquemas con lo que los hermanos habían trabajado toda su vida, y a pesar de que hay temas R&B, las armonías familiares y las melodías tristes siguen presentes.

El álbum arranca con el primer intento de Barry para hacer falsettos, Nights On Broadway. Esta es una canción increíblemente bien hecha, con un intro ponchado y funky (Blue Weaver en el synth bass y Dennis Bryon en la batería con todo el feeling de R&B, los cortes limpios y los redobles super macizos), que nos ponen listos para la primer línea de un disco que lo cambiaría todo:

Here we are in a room full of strangers

Las voces son una locura, primero escuchamos a Barry, luego a Robin, pasamos a Barry y Robin en armonía, luego los tres en armonías y terminamos con las pinceladas de falsetto de Barry que intentó por primera vez en la segunda sesión del 30 de enero, a pesar de haber maquetado casi todo en la primer sesión 10 días antes… Eso sí, la música no volvería a ser la misma luego de esta canción, que fue la primera vez en la que lograron hacer ese R&B que les encantaba a los hermanos Gibb y los inmortalizaría (por que ya a esas alturas, ya eran estrellas globales).

Jive Talkin’ (el siguiente #1 del grupo en América, luego de How Can You Mend A Broken Heart de 1971) es una canción mucho menos complicada que Nights, incluso en teoría era más lenta a comparación, pero se “desaceleró” el primer tema para que a comparación, este fuera un poco más rítmico. Pero aunque no lo creas, tiene una serie de características que la hacen importantísima: ¿te has fijado que no tiene coro?. Digo, hay un da-da-da de Barry mientras el sintetizador suena, pero no existe un coro en la canción. El waka waka del inicio con ese ritmo de la mano derecha de Barry nace por un sonido que hacían las ruedas de los autos al cruzar de Biscayne Bay a Miami a través de un puente, el cual fue replicado silenciando las cuerdas y creando un patrón rítmico único con la mano derecha, al cual se une Weaver con su sintetizador. Otra cosa que tiene el track es ese bajo sintetizado que es verdaderamente una maldita delicia y en el cual todo el ritmo de Miami se vió comprimido.

Wind Of Change es un tema R&B fenomenal, del cual nadie podría envidiarle nada, ya que la estructura, el ritmo y los arreglos pudieran hacerte pensar que saldrían de alguien en Motown, no de un trío de hermanos de la Isla de Man.

Songbird es una balada que tiene mucha herencia de lo que hacían anteriormente, una balada basada en el piano escrita por Barry y que está montada sobre una melodía que hizo Blue Weaver, armónicas y un sonido orquestal le dan un carácter muy bonito al tema, quizás ignorado, pero que es super sólido de donde se le escuche.

En el caso de Fanny, tenemos otro tema que es una locura en cuestión de arreglos vocales, ya que hay voces naturales en solitario, armonías, vocalizaciones al unísono entre Barry y Robin con voces naturales, falsettos, vocalizaciones una octava por debajo del tono natural y overdubs montados sobre una base rítmica perfecta, llena de detalles y con una banda que se escucha compacta, una batería espectacular y un montón de overdubs que te hacen sonreír al final.

El lado B inicia con All This Making Love, que es dominado por el piano de Blue, el cual aporrea con singular alegría, las armonías son como siempre inmaculadas y a pesar de no ser el tema más compacto, se disfruta.

Country Lanes es un tema más bien country (duh), muy melódico y donde Robin posee la voz principal, un tema tranquilo, igualmente cargado con arreglos en piano y con momentos donde la banda acompaña en las partes de coro, un bonito tema.

Come on Over es otro tema country, el cual fue un éxito para Olivia Newton John, pero que ellos no decidieron lanzar como sencillo, ya que buscaban la continuidad de ese R&B que les agradó tanto tanto a ellos como a la audiencia. Aunque los arreglos en guitarra/piano de la canción son muy buenos y la orquesta al final le da un sonido cálido al tema, lo que lo hace muy agradable.

Edge of the Universe es uno de mis temas favoritos que no son tan conocidos del grupo, un intento por escribir algo de música sci-fi, con unas secuencias sintetizadas muy futuristas y una letra bastante peculiar: “Just my dog and I at the Edge of the Universe”. Los redobles y remates de la batería me agradan por su simpleza, pero encajan perfectamente en el tema y las armonías son perfectas. Una versión en vivo salió años después como single para promover un álbum en vivo del grupo, aunque si hubiera salido este tema en su momento como single, quizás hubieran volteado a lo que grupos como Rush hicieron en su momento.

Y el álbum cierra con Baby As You Turn Away, un tema triste, una melodía clásica de los Gibb, el cual tiene todo el verso en falsetto, aunque con voces naturales de Barry y Maurice que le dan ese toque melancólico al tema.

Baby, this is just your way of breaking my heart.
And it’s easier to say goodbye,
Making me fall, making me try, try to make
You stay as you turn away.

Creo que esta es la mejor forma para cerrar el mejor álbum a mi parecer de la carrera del grupo, que te deja con una sensación agradable, ya que pasas de género en género con gracia y sin forzar nada. ¿Lo bueno? Que no te dejan con el corazón roto.

La carrera de los hermanos Gibb cambió radicalmente, fue su segundo regreso triunfal, luego de los fracasos comercialmente hablando de Life in a Tin Can y Mr. Natural y lo que pasaría después, al aceptar grabar canciones para la nueva película de Robert Stigwood (dueño de su compañía disquera) llamada “Saturday Night Fever”, obviamente queda en la historia, ya que los catapultó del estrellato al super estrellato, del cual no los veremos bajar nunca a pesar de todo el hate que les hayan tirado o les quieran tirar.

Feliz cumpleaños 74, Barry Gibb. Eres un chingón.

 

Lerxst

Album: The Bee Gees - Main Course

9.6

Letras

9.5/10

Interpretación

9.8/10

Instrumentación

9.8/10

Producción

9.5/10

Replay Value

9.5/10

Pros

  • Un álbum con un sonido nuevo, canciones frescas, una cantidad de géneros que brincan de canción en canción con gracia.
  • Jive Talkin', Nights on Broadway, Fanny... Edge of the Universe, todos temas clásicos.
  • Las letras y las armonías son increíbles, como cada disco de los hermanos Gibb.

Cons

  • Ninguno. No hay canción que no disfrute y el disco lo escucho de inicio a fin cada vez.

Lerxst

Lersxt nace hace muchos años en una tierra lejana. Actualmente busca la cura para el COVID-19 autotosiéndose. Se dice que disfruta de todo tipo de música, especializándose en cosas raras, viejas y poco comunes. En sus ratos libres hace cosas como la NaTA.

error: Copyright © 2008-2020 NaTA. Todos los derechos reservados.