Album: Prince – Sign O’ The Times [Super Deluxe Edition, 8CD] (2020)

Prince tenía una característica. No le gustaba estar en zonas de confort. Y en marzo de 1987, sabía que tenía que avanzar en la dirección en la que el viento no soplaba.

Desde 1984, cuando lanzó Purple Rain, Prince logró una comunión y creó una importantísima fuerza que lo impulsaba, llamada The Revolution. Llegaron los éxitos y la creatividad no dejó de fluir, eran como guantes que le permitían expandir su magia. Como las zapatillas rojas de Dorothy. Pero las necesidades de crecer fueron más grandes que lo que la comodidad de su banda podía ofrecerle, así que era momento de retarse.

Un fracaso comercial, comparado con sus anteriores álbumes, no necesariamente significa algo malo. En el caso de Sign O’ The Times, su álbum que resultó ser de los más finos y atemporales que logró el artista anteriormente conocido como el artista anteriormente conocido como Prince. Originalmente pensado como un álbum triple, fue rechazado por Warner Records por el tremendo costo, aunque para Prince, en el punto más alto de su creatividad no representaba un problema mayor. Estaba teniendo canciones “como se dan los conejitos”, con la cantidad, frecuencia y cantidad de sexualidad necesaria para generar más y más sin lograr detenerse.

Y ahora, luego de su repentina, trágica y triste muerte, se empiezan a abrir los archivos, que por mucho tiempo se mantuvieron protegidos, cuidados y atesorados por Prince, como si el destino de la humanidad dependiera de que no vieran la luz. En este caso, una asquerosa (por el número, no por la calidad) colección de 92 tracks, cuidadosamente distribuidos en 8 discos, de los cuales, los dos primeros corresponden al álbum remasterizado y los dos últimos corresponden a una presentación en Utrecht, Países Bajos.

Del disco remasterizado no puedo agregar mucho, es un álbum super conocido por todos los que amamos la música, con temas icónicos y con algunos de mis favoritos de toda la vida como el tema que da título al álbum, sacado del título de una revista religiosa y que, coincidentemente, como sus temas más espirituales, fue compuesto en un domingo; un tema que habla de drogas, SIDA y violencia, tópicos que nunca parecen dejar de sonar en nuestras noticias. Así mismo, temas bailables para subirle a 11 al volumen mientras estás en el eterno proceso de desinfección como “U Got the Look”. Vaya, un disco que como dije, es de lo más educado y fino que hay en la discografía de mi Príncipe moradoso de luz.

Lo único que tengo que agregar es que suena más fuerte, por tener un poco de compresión adicional y más ganancia, incluso algunos tracks llegan a pasar el límite del umbral, aunque sin perder dinámica, pareciera que sólo le dieron más power al disco, para que suene bien en las bocinitas bluetooth que jalas para todos lados pero que nunca pones a cargar, así que de prácticas tienen lo mismo que un overol con 40 bolsas… rotas. Bernie Grundman dió un poco más de poder a la voz, la guitarra se escucha más limpia pero se siente aún ese funk sucio del original. Pero más fuerte.

El tercer disco contiene los edits de las canciones lanzadas como singles y sus lados B, los 12″, dub versions y remixes. Perfectos para poder escuchar temas como “La, La, La, He, He, Hee”, en sus dos versiones, o mi toma favorita de “U Got The Look”, llamada (Long Look), que tiene la estructura que me hubiera reventado el cerebro si estuviera en el disco original. Así que de aquí, tampoco hay pierde.

Los discos 4-6 contienen la novedad; todo aquél material que jamás había visto la luz de manera oficial y de los 45 tracks de los archivos que se incluyen, algunos ni siquiera se pensaba que existían. Muchos de esos temas, nos muestran los distintos enfoques que buscaba tocar con su música, trabajando y perfeccionando temas que tenía desde 1979 como “I Could Never Take The Place Of Your Man” o “Teacher Teacher”, de 1985 hasta llegar a temas como All My Dreams o Wonderful Day, que parecerían perfectos en esa idea de álbum triple que tenía en mente, por que para nada sobran y para muchos artistas serían el punto más alto de sus carreras. Incluso podemos saborear una colaboración con Miles Davis que no dió el ancho (Can I Play With U?, que Prince le mandó a Miles en medio de sus sesiones de Tutu, y cuyo resultado por fin podemos escuchar en la mejor calidad posible), aunque el punto más emocionante (y que me hizo poner el disco 6 primero, lo admito) fue poder escuchar Cosmic Day por fin fuera de YouTube. Una canción que había estado circulando en bootlegs, pero sólo un minuto y un poquito más y que sin duda te hace pensar en que Prince podía escribir música increíble incluso en las paredes de una letrina en medio de la nada.

La parte más decepcionante de todo el set, casualmente quedó al final. La presentación en vivo, aunque es interesante en su interpretación y Prince se escucha lleno de poder y sensualidad, como si de Adonis montado en un Corvette volador se tratara, tiene una calidad del audio malísima. Este show que por mucho tiempo estuvo disponible en bootlegs fue grabado una semana antes de grabar la película de Sign O’ The Times (que por motivos extraños no está incluída, pero fue relanzada en Blu-Ray el año pasado, no les costaba nada incluirla). Tiene momentos bastante pobres, como poner la marcha nupcial como si fuera fiesta con sonidero en Let’s Go Crazy o la interacción de la gente con el “ta ta ta-tata” (la mentada de madre, vaya), pero también tiene destellos de brillantez como tomar “Take the ‘A’ Train” de Duke Ellington y hacerla una con “I Could Never Take the Place of Your Man” o meter “Play in the Sunshine” en una versión muy raquítica de “Little Red Corvette”.

Hablando del DVD, podemos ver la celebración de año nuevo de 1987 en Paisley Park. Podemos ver a Miles Davis por primera vez compartiendo escenario ahí con Prince, quien realmente no hace más que bailar y hacer pasos que igual podemos ver en el último desfile de Carnaval, donde básicamente todos están tan madreados que sólo los mueve el disfrutar de la fiesta, como debe ser. Y como te consentimos, aquí te dejamos el show completo, cortesía de sus herederos (el Estate, para los bilingües).

¿Podría haber habido más material? Definitivamente. ¿Las elecciones fueron las correctas? La analogía que puedo poner es la de si te dieran un montón de bolsas y dos minutos dentro de una dulcería, para que puedas atascarte con todo lo que puedas… así debió haber sido el proceso de selección. No se puede hacer un set de 40 discos y 10 Blu-Ray, así que se hizo lo que se pudo. Quien sabe, quizá para 2087 si aún sigo vivo, podré disfrutar de la versión de los 100 años con todo ese montón de material adicional. Como casi ni les gusta hacer eso a las disqueras…

 

Lerxst

Album: Prince - Sign O' The Times [Super Deluxe Edition, 8CD]

9.3

Letras

9.5/10

Interpretación

9.5/10

Instrumentación

9.5/10

Producción

9.0/10

Replay Value

9.0/10

Pros

  • Uno de los mejores discos de Prince, una obra maestra extendida y aumentada. No corregida, tristemente.
  • Bastante material, 92 tracks y 8 horas de duración en audio y poco más de 2 horas de video, no son para nada despreciables.
  • Algunos de los temas inéditos son una maldita locura. Además, tener todos los dubs y lados B, es algo increíble.

Cons

  • Maldita sea, ¿por qué quieren que todo se oiga más fuerte? No chinguen.
  • El audio del show en Utrecht es bastante malón.

Lerxst

Lersxt nace hace muchos años en una tierra lejana. Actualmente busca la cura para el COVID-19 autotosiéndose. Se dice que disfruta de todo tipo de música, especializándose en cosas raras, viejas y poco comunes. En sus ratos libres hace cosas como la NaTA.

error: Copyright © 2008-2020 NaTA. Todos los derechos reservados.