Melón Mano: Videojuegos que Rocanrolearon Al Mundo (Parte 1)

En los últimos años, la industria del videojuego ha crecido exponencialmente, al equiparar sus ganancias con la industria del cine, incluso, algunos estudios usan el presupuesto millonario de una superproducción hollywoodense para desarrollar el nuevo éxito AAA. Y los gamers profesionales son los nuevos rockstars.

Esta relación no está dada a la ligera y el amor existente entre el rock, la música en general y los videojuegos han estado ahí presentes desde que los juegos tuvieron su génesis (¿o su Atari? LOL). Muchos juegos actuales, han aprovechado el uso de la música para contar una historia o para basar su éxito en ella, desgraciadamente en algunas veces, al punto de sobreexplotar el concepto y hartar al jugador, y aunque ha habido historias de éxito, así también ha habido tremendas basuras que no vale la pena mencionar y menos en este 2020 tan sombrío.

No se si por fortuna o por desgracia, pero he tenido relación cercana con ambos medios desde la cuna, por lo que me ha tocado vivir, jugar y odiar algunos de estos títulos que sacaré del baúl de los recuerdos, los cuales, a lo largo de estos días de rocktubre, intentaré recordar en un ejercicio que espero sea agradable.

Así que sin más que agregar, empezaré en orden cronológico a platicarles de la pre-historia del videojuego, algunas características de los mismos, y analizaremos las razones por las cuales los incluyo en esta colección de “Videojuegos que rocanrolearon al mundo”.

1. Simon (Milton Bradley, 1978)

Antes de cualquier videojuego con display y botones, existieron los primeros juguetes electrónicos, y el primero en verdaderamente usar la “música” fue el Simon, un juego con una premisa que es muy simple: cuatro botones iluminados con colores y tonos diferentes, que te permitían jugar un reto de memoria mediante patrones y secuencias de los colores. El Simon no ha pasado de moda y aún puedes encontrarlo en producción y a la venta. La buena nostalgia.

¿Y por qué está el Simon aquí? Es el precursor de los dispositivos de entretenimiento portátiles, lo podías llevar a donde fuera y jugar en aquellos tiempos en los que literalmente no había otra cosa que hacer en un viaje de muchas horas como los que solías hacer en el auto aparte de ver el panorama o escuchar la radio AM o terminar la colección de 8-tracks a bordo del vehículo. Eso si, tenías que sacarle jugo por que bebía baterías como si no hubiera mañana… es además el primero en usar la “música” para fines de entretenimiento.

¿O no me dirás que los biip boop baap… beeeeeeep no eran música para tus oídos?

2. KISS Pinball (Bally, 1978)

Las máquinas de Pinball eran un hit durante la década de los 70’s e inicio de los 80’s, por que permitían tener un buen momento de diversión con unas monedas. ¡Hasta The Who les hizo una canción!

Obviamente, mientras mejor era tu técnica y tu suerte, más podías durar jugando con una sola moneda. Algunos jugadores de pinball llegaron a causar admiración a más de una persona y en su cúspide, eran el punto de atracción de salones sociales, de juegos y bares. Entonces KISS, que han demostrado ser unos amos de la mercadotecnia, decidieron que Bally, usara su imagen para lanzar un pinball lleno de “pirotecnia, luces y mucho rock and roll”.

Obviamente la combinación fue exitosa y se lograron vender casi 20 mil mesas de Pinball alrededor del mundo, lo cual es increíble dado el hecho de que dichos aparatos no son para nada económicos. Los primeros realizados, incluso no tenían el logo de la banda, aunque ya para 1979 corrigieron ese pequeño problema, pero obviamente con el paso del tiempo ambas versiones se han vuelto objeto de deseo de los coleccionistas. Incluso fueron tan bien adoptadas, que esta mesa hace su aparición en la segunda parte de Viernes 13 y en Psycho III.

¿Y por qué está el KISS Pinball aquí? Es la primera asociación entre una banda de rock  y un juego, el cual después se convirtió en un videojuego bastante asqueroso para PC y PlayStation, el cual no tenía casi nada de KISS, más que el nombre. Una maldita abominación que merece arder en el infierno. No hablaré de ese título obviamente, ya lo mencioné y tendré que hacerme una lobotomía por recordarlo. Asco.

3. Fabuloso Fred (Mego/Ensueño, 1983)

En 1983, el éxito de Simon hizo que otros fabricantes intentaran crear juegos electrónicos similares, pero hubo uno que en México destacó, especialmente por el increíble bombardeo mediático que lo volvió el juguete más deseado y que literalmente lo hacía desaparecer de los estantes: el Fabuloso Fred. A diferencia de Simon, este panel de 3 x 3 (y luego, en su versión 2.0 de 4 x 3 botones) te permitía tener una variedad de “minijuegos”, como un “rompecabezas”, béisbol, ataque submarino, prueba de memoria (Simon), claves secretas, invasores galácticos, adivina la canción y lo que para muchos terminaría convirtiéndose en su primer acercamiento a la música: un pequeño piano que te daba la habilidad de sacar y tocar tus melodías favoritas.

¿Y por qué el Fabuloso Fred es tan fabuloso? Pues, básicamente era otro juego portátil, pero con más opciones de juego, para las cuales verdaderamente tenías que tener muchísima imaginación y además leerte un manual de instrucciones y meterte en la cabeza de los diseñadores para entender cómo carajo jugar los modos adicionales, pero si sólo querías la versión de memoria, te daba un mayor reto. Pero lo más importante, para mí es el hecho de que fue el primer sintetizador/secuenciador/instrumento musical de muchos. Y eso hace que muchos tengan un apego casi enfermo por ese tipo de dispositivos. Yo tuve uno que no era el Fabuloso Fred, pero era una versión súper cool del Simon que murió en la mudanza a Veracruz. Que decepción.

4. Journey (Bally/Midway, 1983)

Journey tuvo su mayor éxito comercial con su séptimo álbum Escape en 1981, pero cuando lanzaron el álbum Frontiers en 1983, tuvieron la magnífica idea de promocionarse en un videojuego. Bally/Midway lanzó un juego arcade con fotos digitalizadas de los miembros de la banda, los cuales poseen cuerpos animados y tienen misiones individuales en dos partes para poder primero, recuperar el instrumento musical y luego volver a su nave. Al terminar de recuperar los 5 instrumentos de la banda, entonces tienes un nivel adicional en el cual escuchabas a Journey en una especie de concierto en el cual usabas a un miembro de seguridad para evitar que te robaran los instrumentos una horda de fanáticos hambrientos de la banda de rock.

¿Y por qué está aquí? Es un juego totalmente dedicado a una banda musical, con chiptunes hechos a la medida con canciones de la banda para cada nivel: Lights (de Infinity), Don’t Stop Believing (de Escape), Chain Reaction (de Frontiers), Still The Ride (de Escape), Wheels in the Sky (de Infinity) y Stone In Love (de Escape). Lo interesante, es que la arcade tenía una reproductora de cassette que reproducía Separate Ways para el nivel de bonificación, algo que hacía que escucharas la música original de la banda. El juego originalmente no tenía a Journey, sino poseía una cámara con el cual podías tomarte una foto para ponerla de avatar ¡EN 1983!, pero en la etapa de pruebas, hubo un gracioso que tomó una foto de su pene, por lo que decidieron retirar la idea. Los minijuegos eran una vil copia de otros, y además, lanzaron un juego especial para el Atari 2600, pero es increíblemente simple y no tuvo gran éxito.

5. Frankie Goes to Hollywood (Ocean, 1985)

Este juego, para la Commodore 64, te ponía en Liverpool, para que por medio de minijuegos y por varios objetos, puedas acceder al “Pleasuredome”. Para eso, tienes que dejar de ser un personaje ordinario y amentar atributos (sexo, guerra, amor y fé) para volverte una persona plena. Cuando completas tareas en el juego y completas minijuegos puedes ir aumentando tus atributos hasta llegar al máximo (99%). Estos cuatro atributos se toman de los álbumes de Frankie Goes to Hollywood.

Mientras estás jugando, un asesinato es cometido, entonces cada uno de los lugares que visitas tendrán piezas y pistas que te ayudarán a encontrar al asesino, eliminando sospechosos. El juego no tiene fin hasta que logres encontrar al asesino, resolviendo el misterio.

¿Qué hace este juego interesante? Primero, que tenía la característica de no ser un juego “lineal”, que inició el uso de una “experiencia” y de misiones para poder lograr aumentar atributos especiales, el juego poseía chiptunes de canciones de la banda, pero al igual que el juego de Journey, un cassette con “Relax” interpretada en vivo, lo que era un agregado interesante para los fans y la primer incursión de música real en un videojuego casero.

6. Moonwalker (SEGA, 1990)

Este juego, fue lanzado para diferentes plataformas por SEGA, la versión que muchos recuerdan es la de arcade, en donde básicamente durante 4 niveles podías controlar hasta 3 “Michaels” simultáneos en un beat-em up, “basado” en la película del mismo nombre, aunque también existió una versión casera para Genesis y para Master System, los cuales no se veían en isométrico, sino en una vista lateral de la acción.

El juego trata de rescatar niños y niñas (incómodo) de las garras del malvado Mr. Big (que seguramente les cantaba “To be with you” el desgraciado):

Hold on, little girl. Show me what he’s done to you. Stand up, little girl. A broken heart can’t be that bad. 

Volviendo al juego, fue verdaderamente un éxito en las salas de arcade, recuerdo haber quemado mucho dinero en Chispas (ubicado en bajos del Hotel Emporio, en el malecón del Puerto de Veracruz) jugando esta edición de arcade, los gráficos estaban increíblemente bien hechos y contenía para no variar, canciones con una calidad increíble, secuencias de baile como powerups y tenía la aparición estelar del famoso Bubbles (el chimpancé) quien te ¿convertía en un robot?. Así es. Todo es posible en el mundo de Maicol. ¿Era?. Whatever.

¿Por qué tomar en cuenta a Moonwalker? Dejando de lado lo creepy de la trama que en su momento nadie cuestionaba, la acción del beat-em up, el uso de múltiples personajes, las voces y sonidos, la música y la intervención de uno de los artistas más exitosos en ese tiempo, hacían que la gente volteara a ver a los videojuegos. Además, las animaciones de Michael haciendo “DAAAW, HEE HEEEEE OOOOOOO!” al inicio de los niveles y poner a bailar a los malos en coreografía para terminarlos son cosas memorables. Por que esa es la reacción que debes de tener si estás enfrentando a una banda criminal armada hasta los dientes.

7. LOOM (LucasFilm, 1990)

Este juego, diseñado para PC, es un videojuego del tipo aventura gráfica lanzado por la compañía LucasFilm Games en el año 1990, el cual se juega al estilo Point and Click, en donde interactúas con los objetos del ambiente.

Para jugar, utilizaremos el bastón mágico de Átropos para realizar todo tipo de hechizos, los cuales están dados por notas musicales, y dependiendo las secuencias musicales podremos efectuar cosas más complicadas.

La música es un elemento importante, ya que el bastón se iluminará y dará una nota musical, por lo que tenemos que estar pendientes de las combinaciones, en especial en el modo experto. La historia es de fantasía y te lleva al mundo de “tejedores” mágicos, donde como aprendiz, deberás ir aumentando tus hechizos, lo interesante es que si aprendes un hechizo y lo ejecutas inversamente, hace el efecto contrario. La trama es muy elaborada, muy llamativa y muy triste (no spoilers), pero el juego se volvió un juego de culto y es una de las obras maestras de los juegos musicales que salieron en el siglo pasado.

¿Y por qué escogí a Loom? A diferencia de otros juegos, en este controlas la música y lo que haces en la historia está relacionado a tus hechizos musicales, el uso de hechizos inversos es super original y por vez primera, no estás centrado en un músico sino en la música misma para contar una historia. Existieron dos secuelas, pero no tuvieron ni la calidad, ni el impacto de Loom.

8. The Blues Brothers (Titus, 1991)

Este juego, lanzado primero para computadoras y al año siguiente para NES y GameBoy (cosa bastante chafa por que el SNES ya existía en esos tiempos) es basado en la épica banda musical formada por Dan Aykroyd y John Belushi, en el cual deberán evadir a la policía para poder llegar a un concierto de blues.

El juego es sospechosamente similar a Chip N Dale Rescue Rangers, que salió un año antes, en donde arrojas cajas contra tus enemigos y te dedicas a brincar y brincar en mundos diversos, recolectando discos de vinyl.

Ya con el paso del tiempo, salió una versión para SNES que es sospechosamente similar a Sonic, en donde recorres niveles llenos de trampas y en los cuales también recolectas discos de vinyl, con efectos de sonido y animaciones super noventeras.

¿Por qué es la ley? Los Blues Brothers nacieron como un sketch para SNL, pero lograron trascender todos los medios, grabaron álbumes musicales, filmaron películas con cameos de los más grandes artistas del momento y además, obviamente, hay muchos juegos basados en este dúo para varias generaciones de consolas, lo que los hizo realmente exitosos.

9. Motörhead (Virgin, 1992)

¿Un juego en el cual puedes usar a Lemmy para patearle el trasero a raperos de gorrita hacia atrás con tu guitarra? ¿Una épica aventura para salvar a tus compañeros de banda? ¿Dónde me apunto?

Virgin lanzó este beat’em up para la Commodore Amiga y el Atari ST y a pesar de ser un verdadero fracaso, es digno de mencionar (por que pinches nadie tenía un Commodore Amiga en un mundo donde el SNES el y Genesis se la pasaban rompiéndose la madre y además la PC era el estándar y tenía mejores juegos).

¿Por qué es digno de mencionar?

Como dijera en el primer párrafo: Es un juego en el cual puedes usar a Lemmy para patearle el trasero a raperos de gorrita hacia atrás con tu guitarra… Una épica aventura para salvar a tus compañeros de banda.

Lemmy Kilmister aparece además en un par de juegos que veremos en otras entregas, ya que son mucho más recientes: Brutal Legend y Guitar Hero.

The Ace of Spades!

10. Crüe Ball (EA, 1992)

Crüe Ball es un juego de Pinball desarrollado por Electronic Arts y lanzado exclusivamente en el Sega Genesis.

No tiene mucha ciencia: es un pinball temático que hace referencias a Mötley Crüe.  Contiene versiones compatibles con la consola de “Dr. Feelgood,” “Live Wire,” and “Home Sweet Home.”

Se ganó el cariño de los críticos y de los amantes de los juegos por su buen control, su física y el diseño de las 10 diferentes mesas (niveles), los cuales son multipantalla, siendo inaccesibles algunas áreas al inicio pero pudiendo desbloquearlas golpeando elementos que las desbloquean para poder enfrentarte con una especie de jefe.

¿Por qué es importante? Una nueva herramienta de mercadeo que logra aprovechar la unión entre el Pinball y las bandas de rock, que desde el inicio de los segundos.

Algo notable es que puedes jugar en este momento el Crüe Ball desde tu computadora, ya que está disponible su emulación desde el Internet Archive.

Para la segunda entrega, tocaremos aquellos juegos de la década de los 90’s, desde Revolution X con Aerosmith hasta el Guitar Freaks. Un festin de juegos musicales previos a la era de los tapetes, las guitarras de plástico y los juegos de karaoke. ¡Hasta la próxima!

PD: No me olvidé de Rockman (Megaman), cuyo nombre Rock y el de su “hermana” Roll forman juntos el género musical (Rock & Roll), y la música del juego es dinámica y basada en el rock, pero el juego como tal no está enfocado a la música o a bandas musicales. Igual existen algunos otros que no vale la pena ni recordar. Les ahorro la pena.

Ah, la imagen que se ve al inicio es del juego Rock Simulator. Oh, la ironía.

 

Lerxst

Lerxst

Lersxt nace hace muchos años en una tierra lejana. Actualmente busca la cura para el COVID-19 autotosiéndose. Se dice que disfruta de todo tipo de música, especializándose en cosas raras, viejas y poco comunes. En sus ratos libres hace cosas como la NaTA.

error: Copyright © 2008-2020 NaTA. Todos los derechos reservados.