Rock del Día: The Spencer Davis Group – Gimme Some Lovin’ (1966)

Hay muertes que nos llegan de sorpresa y que a pesar de la importancia que tienen, la misma privacidad con la que vivieron toda su vida, empapa a su muerte. Spencer Davis falleció el pasado día 19 y no habíamos podido hacerle un tributo en forma, así que hoy nos tomamos la Rola del Día para rendir tributo a su legado.

Esta canción fué escrita por el cantante Steve Winwood y fue hecha y grabada casi a la primera, sobre la marcha. Muff Winwood, el bajista de la banda recuerda que Steve sólo se puso a cantar Gimme Some Lovin’, gritaba y se ponía a pegarle al órgano, y en menos de una hora ya la tenía escrita y se fueron al pub a comer algo. Steve tendría unos 17 años cuando escribió esta canción y fue su primer tema original (que no procedía de la música o la letra de alguien más).

The Spencer Davis Group fue contratado por Chris Blackwell, quien lanzó su primer sencillo en 1964, un cover de “Dimples”, la canción de John Lee Hooker, luego grabaron temas de Jackie Edwards, los cuales fueron #1 en Reino Unido en 1965: “Keep on Running” y “Somebody Help Me.”

Y cuando Blackwell tenía su mirada puesta en invadir Estados Unidos (ya que era la invasión británica, en caso que no entrara el gag), escogió a Jimmy Miller para producirles alguna nueva canción que pudiera romper al mercado americano. ¿Qué pasó de todo eso? Miller hizo dos versiones, una inglesa que es la banda tocando el tema original y una para el mercado americano a la que agregó percusiones y un coro de mujeres y lo lograron, llegando al Top 5 en ambos mercados.

Steve Winwood tocó un órgano Hammond B-3, el cual hizo que la canción se volviera tan reconocida, y a la larga, se terminara convirtiendo en uno de los riffs de órgano más reconocidos de la historia, además que como mencionaba, en ese instrumento fue dónde compuso el tema, lo que explica tanto peso que posee en la canción.

Como nota curiosa, la banda se llamaba The Spencer Davis Group por que a Spencer, guitarrista de la banda, era a quien le gustaba salir a dar entrevistas, a hablar con la gente y a socializar. Por lo que le dieron ese papel para poder dirigir la atención a él.

A Davis, quien murió de neumonía a los 81 años en su domicilio, en California le sobreviven su pareja, June Dante, tres hijos, Lisa, Sarah and Gareth, y cinco nietos.

Steve Winwood dedicó unas palabras en sus redes sociales para recordar el legado de Spencer:

“Conozco a Spencer desde que tenía 13 años; él debía tener unos 22. Yo estaba tocando en un show en la Universidad de Birmingham con mi hermano y su banda. Spencer, que era estudiante en Birmingham, estaba tocando con un pequeño grupo de músicos. Nos conocimos y las semillas de The Spencer Davis Group fueron sembradas. Spencer fue un pionero de la escena folk británica, que en su caso abrazó el blues folclórico y, finalmente, lo que se llamó “R&B”. Él influenció mis gustos en la música, tuvo la primera guitarra de 12 cuerdas que yo vi alguna vez, y se interesó por la música de Huddie ‘Leadbelly′ Ledbetter y Big Bill Broonzy. Yo ya tenía un hermano mayor que me influyó mucho, y Spencer se convirtió en un hermano mayor para mí en ese momento. Definitivamente era un hombre con una visión, y uno de los pioneros de la invasión británica de América en los sesenta. Nunca fui a Estados Unidos con Spencer, pero más tarde abrazó a América, y América lo abrazó. Siento que él fue influyente en ponerme en el camino de convertirme en un músico profesional, y le agradezco eso. Gracias, Spencer”

Descanse en paz y gracias por la música

 

Lerxst

 

Photo Credits: Marc Sharratt/Rex/Shutterstock

Lerxst

Lersxt nace hace muchos años en una tierra lejana. Actualmente busca la cura para el COVID-19 autotosiéndose. Se dice que disfruta de todo tipo de música, especializándose en cosas raras, viejas y poco comunes. En sus ratos libres hace cosas como la NaTA.

error: Copyright © 2008-2020 NaTA. Todos los derechos reservados.