Melón Mano: Videojuegos que Rocanrolearon Al Mundo (Parte 2)

En la edición anterior hablamos de aquellos juegos electrónicos como el Simon y el Fabuloso Fred, parte de la pre-historia del videojuego y de algunos videojuegos de las primeras generaciones hasta llegar al Crüe Ball, de 1992. En esta ocasión, revisaremos más juegos que rockanrolearon al mundo, continuando cronológicamente con la lista.

Y como recordamos en la primer parte de nuestra columna, muchos juegos han aprovechado el uso de la música para contar una historia o para basar su éxito en ella, y algunos de los siguientes juegos realmente sentaron un precedente y se volvieron éxitos precisamente por eso, empezando por la primer incursión de Aerosmith en un videojuego que tuvo ports casi casi hasta para Atari 2600.

11. Revolution X (Acclaim, 1994)

Es un futuro distópico, y la NON (New Order Nation) ha tomado el control del gobierno corrupto y las fuerzas militares de la mano de Helga, una dictadora dispuesta prohibir todo lo divertido a costa de hacer trabajos forzados mientras son víctimas de lavado de cerebro con nuevas y poderosas drogas a quien la desafíe. Pero, como siempre, hay rebeldes dispuestos a luchar contra esas fuerzas malvadas, como Aerosmith (¿nadie se lo esperaba, verdad?) quienes deciden organizar un concierto clandestino, pero los de NON secuestran al grupo, por lo que te debes armar (literalmente) y prepararte a liberar a todos mientras le disparas a todo lo que se mueva.

¿Qué tiene de cool Revolution X? Es un juego caótico, hecho con gráficas “digitalizadas” de personajes reales, incluídos los miembros de la banda. Es un shooter en el que había armas y podías disparar a la pantalla para eliminar a todo lo que apareciera, mientras lanzabas CD’s explosivos. El juego era kitsch, bizarro, bastante feo y no tenías control sobre nada, sólo sobre disparar como si no hubiera mañana. Obviamente hay música de Aerosmith y está lleno de humor y de niveles secretos en los que podrás cachar a miembros del grupo en el baño o firmando autógrafos mientras haces una matazón de enemigos que parece no tener fin, mientras rescatas strippers en bikini. El juego fue tan popular en su versión arcade, que salió para todas las consolas caseras de la época con resultados dispares.

12. Quest For Fame (IBM, 1995)

¿Te sorprende encontrar a Aerosmith en otro juego? En esta ocasión, es un clásico poco conocido y prácticamente olvidado lanzado por IBM para PC, aunque salió una versión para Mac, Arcade y para PlayStation. En este juego, usas una “guitarra plástica” para seguir el ritmo de las canciones de Aerosmith y volverte un “héroe de la guitarra”. ¿Les suena familiar?. Después, hubo un update para hacer más económico el juego haciendo que la guitarra no fuera necesaria, ya que quien hacía la magia era el pick (plumilla) virtual, con el que podías rasguear en cualquier superficie.

¿Qué tiene de cool Quest For Fame? De nuevo tenemos a los personajes de Aerosmith de forma digital, pero ahora puedes “tocar su música” y llegar a la fama como músico. Este es un juego terriblemente mal hecho, pero que se volvería el abuelo de Guitar Hero y Rock Band, los juegos de guitarras de plástico que se volvieron tan populares hace una década.

13. EVE (Real World, 1996)

Un juego surrealista en el que el arte visual pesa más que la música. Gabriel se unió con cuatro artistas para colaborar en el proyecto que es confuso, como un viaje a un museo de arte bizzarro lleno de videos que no tienen relación ni sentido, pero que te despiertan sensaciones que no pensabas tener al iniciar el juego. Asco, quizá.

¿Qué tiene de cool EVE? Es un un juego que no es una herramienta de mercadeo, de hecho salió a la mitad de un receso entre álbumes de casi una década, por lo que no hay música de Gabriel, aunque el sí elaboró exprofesa la música incidental y existen apariciones digitales suyas y de muchos otros personajes. El juego es un point and click con tres niveles en los que puedes escuchar fragmentos de la música de Gabriel: Come Talk to Me (Mud), Shaking the Tree (Garden) and In Your Eyes (Poison & Profit). La idea es ir recolectando las piezas de cada canción en piedras, insectos o en cualquier elemento que aparezca disponible para mover y explorar, luego, usando el IMX (Interactive Musical Xperience) puedes mezclar las partes y reunir los temas para reproducir. Además, aparecen personajes como médicos y profesionistas para hablar temas de la raza humana como las citas, el sexo y las relaciones humanas. Y no es el juego de Comsopolitan ni mucho menos. Es un juego extraño. No es para todos, pero tiene una importancia y lo rescatamos para poder platicar de él.

14. PaRappa The Rapper (Sony, 1996)

PaRappa quiere conquistar el corazón de Sunny Funny, una chica con forma de flor, pero Joe Chin, un perro millonario es su rival de amores. Para llamar su atención, PaRappa aprenderá artes marciales, a conducir, entre otras cosas, todo ello rapeando al ritmo de la música. Al final, PaRappa invita a Sunny a un concierto de rap en el que le dedicará una canción.

¿Y por qué está PaRappa aquí? La historia de un perro que deberá superar los retos que se le plantean a través del rap.​ Pero en el mundo real el jugador debe pulsar una combinación de botones según van apareciendo en pantalla para que el personaje rapee una canción.​ Y la popularidad del juego en Japón lo hizo un personaje de culto en aquel país, por lo que llegó a América como uno de los primeros “juegos de ritmo”, los cuales terminarían siendo una locura en los años venideros.

15. Beatmania (Konami, 1997)

Es una simulación de DJ que nos da cinco teclas en una imitación de piano y un plato estilo tornamesa, para poder hacer scratch a algunos temas de techno, drum-n-bass y hip-hop que forman parte del juego. Fue lanzado para arcade y fué un éxito en Japón, siendo el primer juego que inició la era de los juegos musicales con instrumentos de plástico la cual terminó desarrollando una gran cantidad de juegos de música bajo el nombre de Bemani.

¿Qué tiene de cool Beatmania? Pues cuando lo ves, puedes notar el estilo de notas que más tarde serían un estándar en juegos de baile como Dance Dance Revolution (que igualmente desarrolló Bemani/Konami), así como Guitar Hero y Rock Band, en un estilo más simple, igualmente el tener puntuaciones diferentes para el “momento” en el que se presiona la tecla, acorde con la música, un sistema de calificación por porcentaje y la posibilidad de “hacer música” con instrumentos plásticos, lo que terminaría siendo una industria millonaria en menos de una década. Y obviamente, iniciaron los ports con instrumentos plásticos para consolas caseras, algo que siempre es una buena idea para comercializar.

16. Spice World (Psygnosis, 1988)

En la era de los CD-ROM, la capacidad de meter música, videos y animaciones que usaran una gran cantidad de espacio les daba una cantidad impresionante de recursos para quienes quisieran hacer juegos. Algunos terminaron siendo una asquerosidad como este juego de las Spice Girls, quienes no perdieron la oportunidad de tener un juego de ritmo para las consolas caseras que te permitiera “mezclar” sus canciones, para después, practicar pasos de baile con un coreógrafo y terminar presentando los temas con el resto de las chicas. ¿Nada mal, no? La verdad es que el resultado es tristísimo, la música está mal cortada, las voces son terribles y el juego tiene la misma diversión que quitarse una uña del pie enterrada con harta pus.

¿Qué tiene de cool Spice World? La idea de usar canciones reales, de poder “mezclarlas” y hacer rutinas de baile terminaron siendo juegos tan divertidos como DJ Hero y Dance Dance Revolution. El poder usar a tus artistas favoritos también demostró que podía vender más copias y eso lo explotaron más artistas a partir de este momento. Además, fue la primer banda de chicas que logró hacer algo en el mundo de los videojuegos, así que sorry por las niñas de Disney que lo intentaron después (con casi los mismos resultados, por cierto).

17. Guitar Freaks y Drum Mania = Gitadora (Konami, 1988)

En las salas de arcade japonesas, los juegos de música eran la gran novedad, así que Konami no desaprovechó ese furor y desarrolló en Bemani (ver Beatmania, lanzado un año antes) un par de juegos perfectos para saciar las ganas de los amantes del nuevo género: GuitarFreaks, en el que el jugador utiliza un controlador de guitarra eléctrica, y DrumMania en el que el jugador debe golpear las partes de la batería cuando las notas alcanzan la línea de la pantalla. La música que predomina en ellos, claro, es el Rock and Roll y el J-Pop. Cuando se unen una controladora de guitarra y uno de batería, tenemos a Gitadora, que es como se conoce en Japón al conjunto.

¿Qué tienen de cool Drum Mania y Guitar Freak? Son los padres de Guitar Hero y Rock Band, de hecho Activision compró las patentes y los derechos y por eso los podemos disfrutar en nuestros hogares (además de ser la misma razón por la que no vemos estos juegos en arcade, ya que Konami sólo puede lanzar estos juegos en Japón). Además, no tienen canciones “conocidas”, sino música hecha especialmente para los diferentes lanzamientos. Cabe decir que Drum Mania de hecho usa una batería eléctrica marca Yamaha, la cual está como controladora, por eso “el realismo” que ofrecía.

18. Dance Dance Revolution (Konami, 1988)

Y no era broma cuando decía que Konami y su división de juegos musicales estaban “on fire” al final de los 90’s, y el juego que probablemente más furor y locura causó en Japón fue este simulador de baile que acaparó noticieros, películas y que fue parte de la cultura popular japonesa desde el primer día. Simplemente inspiró una revolución cultural ya que se puede bailar, hacer pasos extravagantes, saltar y cambiarse de tapete, siguiendo las flechas flotantes y musicalizado por éxitos de J-Pop logramos tener un verdadero icono de la cultura popular actual.

¿Qué tiene de cool Dance Dance Revolution? Sencillamente cambió el mundo. De repente había hasta competencias locales y nacionales en Japón, el juego se volvió un modo de expresión para adolescentes que podían bailar y brincar como poseídos en las arcades, pero que ni de broma decían 3 palabras juntas o se movían para bailar ni aunque su vida dependiera de ello. El juego posee más de 100 secuelas y ports para todas las consolas habidas y por haber. Incluso, hubo escuelas que lo agregaron como parte de sus programas de educación física para tratar de combatir el sedentarismo y la obesidad.

19. Wu-Tang Shaolin Style (Activision, 1999)

El Maestro Xin, es el último practicante de la disciplina ancestral de kung fu llamada Wu-Tang. Así que el malvado Mong Zhu decide enviar a secuestrar al maestro para obtener su conocimiento, el cual le permitirá conquistar el mundo. Obviamente los del Wu-Tang Clan no lo van a permitir y se lanzarán en una cruzada para salvar a su maestro, viajando por el mundo (Staten Island, New York y China, siendo honestos). Desafortunadamente, es tarde cuando descubren que su maestro ha sido torturado y sus secretos se encuentran tatuados en el pecho, por lo que Mong Zhu corta la piel del Maestro Xin para quedarse con esos conocimientos, matándolo en el proceso. Por que una fotografía no sirve, en especial cuando las cámaras digitales estaban en pañales y las fotografías salían todas pixeleadas, ¿verdad?. Esa es la premisa de un juego de pelea al estilo Mortal Kombat, pero con la diferencia que es en 360°, pero el resto, es lo mismo: golpear y matar usando “fatalities”, cosa que al desarrollador se le daba muy bien.

¿Qué tiene de cool Wu-Tang Shaolin Style? Es una incursión de un grupo musical haciendo algo que no harían normalmente, contando una “historia” y permitiéndote ser tan violento como sea posible, además que puedes visitar las “36 Chambers” (que hacen referencia obviamente al álbum del grupo) y pelear con todo tipo de maleantes en grupos de hasta de 1 vs 3.

20. Samba de Amigo (SEGA, 1998)

Un éxito de culto en las arcades y luego uno de los títulos más exitosos de la consola Sega Dreamcast, te hacía disfrutar de la música usando maracas de plástico las cuales debías mover al ritmo de la música y haciendo ciertas posiciones con ellas, para que “Amigo”, un gracioso mono sonriente con sombrero pueda hacer que la fiesta sea cada vez más concurrida y colorida, o en su defecto, para quedar solo, triste y abandonado a tu triste suerte.

¿Qué tiene de cool Samba de Amigo? Es un juego muy divertido, el cual usaba unos periféricos de maracas con sensores magnéticos capaces de determinar la posición del jugador, por lo que no sólo servía llevar el ritmo sino hacer las poses correctamente. En la versión de Dreamcast, había una cuerda que se conectaba a una barra con sensores y en la versión de Wii, se podía aprovechar el Wiimote con el Nunchuck o usar unas maracas que venían con el juego. Además, podías tocar canciones de la época como La Copa de la Vida o Thubthumping, las cuales eran éxitos muy populares en el momento..

Para la tercer entrega, tocaremos los juegos del milenio actual: juegos de karaoke, instrumentos de plástico, instrumentos reales, analizadores de voz y mucha acción con héroes inusuales y aunque no lo creas… ¿más juegos de Aerosmith?

¡Hasta la próxima entrega!

 

Lerxst

 

 

Lerxst

Lersxt nace hace muchos años en una tierra lejana. Actualmente busca la cura para el COVID-19 autotosiéndose. Se dice que disfruta de todo tipo de música, especializándose en cosas raras, viejas y poco comunes. En sus ratos libres hace cosas como la NaTA.

error: Copyright © 2008-2020 NaTA. Todos los derechos reservados.