Album: Lana del Rey – Chemtrails Over The Country Club (2021)

El álbum nuevo de Lana del Rey tiene algunas características que lo hacen probablemente su trabajo más notable. No será el más exitoso comercialmente, ya que Born to Die fue una verdadera locura, pero Chemtrails over the Country Club posee algo que los demás no a excepción de Norman Fucking Rockwell!: una identidad más abierta, más conciente, menos porrista y menos ególatra. No quiero apuntar que sus álbumes anteriores sean malos, al contrario, pero es con la llegada de Norman Fucking Rockwell que pudimos ver a una artista completa y que nos demostró que su obra puede llegar a trascender y no ser una moda de coronas de flores, pepsi cola y vestidos de festival indie.

El camino inicia con White Dress, una canción que toma todos los tintes de una moda reciente, aplicada tanto por raperos como rockeros por igual, ya que el tema trata de los orígenes humildes de Lana, quien fue mesera en un restaurant y nos lo hace saber en este tema, donde “nos presume” que pudo llegar a ser alguien grande y que logró el estrellato. Un tema en donde la voz de Lana es muy aguda, susurrante, muy extraña para un primer track, pero que te deja con ganas de saber qué demonios se viene en esta nueva aventura sónica.

Y es en este álbum donde notamos la influencia de Norman Fucking Rockwell! y cómo fue un verdadero trampolín creativo para su mezcla de Americana, melancolía, glamour y música casi atmosférica. Pero a diferencia de NFR que es mucho más country, este es mucho más chapado al estilo California (perdón por nombrarlo tanto, pero si no han tenido la fortuna de escucharlo, deberían darse un clavado y ver que esta es como una parte II de dicho álbum), entonces tenemos un guiño y un saludo a gente como Joni Mitchell, Joan Baez o Stevie Nicks, a quienes parece haberles robado un poco de su esencia para plasmar melodramas y escenarios difíciles de ignorar, mientras que le muestra a artistas como Lorde y Billie Ellish cuál es el camino a seguir, ya que no existirían sin Lana.

Este álbum por lo tanto tiene una esencia: no perder la esencia. Y aunque las raíces del álbum ya no son tan profundas, sigue dando estocadas interesantes en cada uno de los 11 temas que conforman el álbum y aunque el Jack Daniels, la cocaína y la depresión siguen siendo parte de su trademark, al menos vemos una cara de la moneda diferente de la opulencia clásica americana. Let Me Love You Like a Woman es una pachanga y quizás es una de mis canciones favoritas del álbum, ya que se da vuelo haciendo referencias a títulos de canciones y esa “trivia” sin sentido me agrada. Igual Not All Who Wander Are Lost me trae gratos recuerdos del Señor de los Anillos. Soy fan.

¿Vale la pena? Si. ¿Te gustará? No lo sé. La única forma de entender esto es haciendo una analogía con el chocolate. Hay personas que mueren por su sabor y hay otras personas que no les gusta para nada (quizá por que son tan dulces que lo opacan y les parece poca cosa… o por que les gusta más el chamoy, quién sabe, pero es válido).

Buen provecho.

 

Lerxst

Album: Chemtrails over the Country Club

8.5

Letras

8.5/10

Interpretación

8.5/10

Instrumentación

8.5/10

Producción

9.0/10

Replay Value

8.0/10

Pros

  • Un disco muy básico, muy minimalista.
  • Material de calidad, buenas letras y una especie de consagración de Lana en el ambiente musical americano.

Cons

  • Algo tedioso si no eres fan, no está para ponerlo en repeat, se consume y se reposa como la comida fina.

LerxsT

LersxT era. Ya no es.

error: Copyright © 2008-2020 NaTA. Todos los derechos reservados.